No todas las vidas son iguales, ni las historias. Cada una tiene llaves que abre una infinidad de posibilidades. Entre las 296 hojas de este tomo, transitaremos por el contrato ético del Sr. Manche con el destino.

En el café Des Arts, Jean-Pierre Gibrat (guionista), soñaba pasearse por el mundo del cómic en complicidad y acunado a través de los ruidosos trazos de Christian Durieux (dibujante), mientras arañaba la superficie blanca del papel dibujando las curvas de la vida, rara vez previsibles, de Philippe Manche. Nuestro testigo gráfico celebrará su 53 cumpleaños, ocupado entre su trabajo, su familia, y amigos. El regalo de una bicicleta parecía lo menos anodino del día hasta que a través del débil ruido del teléfono y en forma de mal agüero, suena el despido. Desde su inicio, La gente honrada se destapa como un BD diferente a los demás. Un álbum que aborda los sentimientos humanos de una manera cruda, pero llena de ternura. Que no cierra la puerta a la esperanza, aunque esa sea una quimera aparentemente inalcanzable.

La noticia encajará poco a poco en la caída de nuestro protagonista. Hoja a hoja seguiremos a todos los personajes y sus contratiempos como si estuviéramos involucrados, como si formara parte de nuestras emociones. A través de señales que constituyen nuestra convivencia, con detalles furtivos, disimulados, que poca gente se atreve a confesar. Muchas veces nos mostramos sordos ante los discursos de los familiares, o interesados, que nos muestran las mejores alternativas.

Un protagonista dotado de una compleja gama de matices.

Contraportada del primer tomo de La gente honrada

Jean-Pierre Gibrat (1954), cómico y guionista francés debuta en la revista francesa Pilote en 1977. A finales de los años noventa comienza su carrera en solitario con –La Prórroga-. Demostrando una gran maestría a lo largo de los años se consagrará con –Matteo-, como uno de los autores contemporáneos, más importantes del BD. Quizás no tan conocido como otros coetáneos, pero, sin duda, igualmente importante. Algo que, cuando el lector abre La gente honrada, percibe de manera inmediata.

Christian Durieux licenciado en literatura, hizo «La Vie Royale«, una breve biografía de André Malraux, la serie ‘Avel‘ para la colección gráfica de Glénat de 1991 a 1994, y realizó las primeras historias de la serie ‘Columbia‘ en Spirou el mismo año. Desde 2004, trabajó nuevamente con Cornette, esta vez en ‘La Nuit du Papillon‘ (Glénat, 2004) y en la historia surrealista ‘Central Park‘ (publicado en Spirou y en el álbum de Dupuis en 2005). Además de los cómics infantiles, Durieux se ha desarrollado como artista de novelas gráficas con este título.

En La gente honrada, la atmósfera, la integración del texto y representación gráfica mezclan de manera muy realista los caprichos de la vida. Los estados de ánimo, las figuras, la ternura; Gibrat y Durieux compendian perfectamente la viñeta.

Por falta de tiempo Jean-Pierre Gibrat tuvo que confiar y delegar la ejecución de la obra a dos manos, las de Durieux, llevando él solo la gran parte del proyecto. Algo que, sin embargo, no se nota al leer La gente honrada. Es tal la maestría y el oficio con el que esta elaborada, que la sensación de continuidad es plena.

Robert Vitaly y Philippe Manche en la libreria

En el volumen dos, entra un personaje que influenciará toda la obra, un vendedor de libros enamorado de la literatura: Robert Vitaly… a partir de entonces, los extractos de las novelas estarán presentes. Algo que cambiará la dinámica de La gente honrada insuflando un soplo de aire al álbum. Enésima muestra de la habilidad narrativa y el afán de reinventarse de esta genial obra. De como el talento y el buen hacer son capaces de construir álbumes únicos.

Año tras año Philippe, hace un amargo reconocimiento de sus fracasos, un electrocardiograma de aventuras llenas de humanidad.

Los cuatro albunes publicados entre el 2008 y 2016

El primer tomo de esta tetralogía nació hace 12 años, con una diferencia de 8 años entre el primero y último volumen. Defender al protagonista parecía arriesgado, con una clara tendencia a somatizar, una separación, la llegada de un nieto, el alcoholismo… todo adquiría proporciones cocinadas a fuego muy lento, y muchas sombras. Poco a poco, el personaje se suelta y a través del humor cínico y fresco bordará un universo de oportunidades, con colores alegres, pero sus fracasos lo vuelven a hacer prisionero de la amargor.

Mientras su familia y amigos ayudaran a crear un relato con ayuda, una comunidad, que parece haber adoptado definitivamente con su propia reconversión. La sede social, habita en Burdeos, rodeado de viñedos tintados de argumentos, que buscan denostar o incitar nuestras diferencias. Mientras, los caminos de la vida aparecerán como accidentes, casualidades, peluquero de trenes, librero rural, o una musa llamada Camille

Mención especial para la pasión literaria de los autores, transcribiendo en el personaje del librero, los clásicos de la literatura. A partir de entonces, los extractos de las novelas, (clásicas o comtemporáneas) aparecerán regularmente.

Fabrice, Arnaud, Robert Vitaly, Mason, Decousso… todos los personajes tan entrañables añadidos a lo largo del camino entre Francia y Bélgica. Será el resultado de una crónica social ininterrumpida, de sucesos cuya alquimia se destila en ganas de vivir. Una pequeña muestra de un mundo enorme, retratado con una delicadeza y sensibilidad enormes. El lector tendrá la sensación, mas de testigo furtivo, que de lector. Una sensación que muy pocos cómics o autores son capaces de conseguir. Y que aquí se muestra con una facilidad pasmosa de familiaridad. En conclusión, una obra única, tremendamente personal, pero para nada hermética. Abre las puertas de algo tan complicado como el plano emocional de una manera sencilla.

En un gran trabajo de edición, un papel de bastante gramaje y reproducción en tapa dura, este integral es todo un descubrimiento. Otra edición soberbia de una obra maestra a manos de la veterana editorial. Algo a lo que nos tiene muy mal acostumbrados norma. Lleno de emociones y dependencias, creadas por el entorno social o económico. Norma Editorial añade motivos de peso para comprarlo, leerlo o regalarlo. Esta maravillosa obra es una lección de vida. Un descubrimiento delicioso.

No todas las vidas son iguales, ni las historias. Cada una tiene llaves que abre una infinidad de posibilidades. Entre las 296 hojas de este tomo, transitaremos por el contrato ético del Sr. Manche con el destino. En el café Des Arts, Jean-Pierre Gibrat (guionista), soñaba pasearse por el mundo del cómic en complicidad y acunado a través de los ruidosos trazos de Christian Durieux (dibujante), mientras arañaba la superficie blanca del papel dibujando las curvas de la vida, rara vez previsibles, de Philippe Manche. Nuestro testigo gráfico celebrará su 53 cumpleaños, ocupado entre su trabajo, su familia, y amigos.…
Un electrocardiograma de aventuras, lleno de humanidad. Una serie divertida y conmovedora que recomiendo.
Crítica social muy actual - 9

9

Un electrocardiograma de aventuras, lleno de humanidad. Una serie divertida y conmovedora que recomiendo.

User Rating: 4.37 ( 40 votes)