Los Defensores – Reseña Grapas

Dona!

Hoy os traemos la reseña de Los Defensores, la nueva miniserie de Al Ewing, Javier Rodríguez y Álvaro López. Esta colección ha sido publicada por Panini Comics nos trae una aventura protagonizada por el Doctor Extraño y algunos inesperados compañeros a través de diferentes cosmos.

Los Defensores

Los Defensores: una mezcla muy extraña y explosiva

Cuando hablamos de equipos superheroicos a muchos pensarán en los Vengadores, los X-Men o la Liga de la Justicia. También están los Titanes, los Inhumanos, el Escuadrón Supremo o la Patrulla Condenada. Realmente hay muchos tanto en DC como en Marvel, pero solo uno es conocido como el «no grupo». Se trata de Los Defensores, quienes fueron creados en el año 1971 por Roy Thomas. La diferencia con otras alineaciones es que los miembros son bastante rotativos, esporádicos y muy individualistas. Normalmente, se enfrentan a amenazas místicas, del más allá o que superan la comprensión humana. Pero la mayoría del público general los conoce por la serie de Netflix, apareciendo Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage y Puño de Hierro; personajes bastante urbanos. Es por ello que es difícil catalogar tanto a los componentes como las tramas. Realmente bajo el título de los Defensores todo puede tener cabida.

Comentar y resumir toda su trayectoria editorial a lo largo de 50 años es bastante complejo. Se han reagrupado en varias ocasiones y tampoco es que sea el equipo más querido de la franquicia marvelita. En la mente de los lectores más veteranos siempre permanecerá la primera formación y, para muchos, la mejor: el Doctor Extraño, Hulk, Namor y Estela Plateada. Para este sexto volumen a cargo de Al Ewing y Javier Rodríguez tendremos de vuelta al Hechicero Supremo y al Heraldo de Galactus; con las incorporaciones del Jinete Fantasma, Betty Ross como la Arpía Roja, Nube y Taaia. Con estos elementos, algunos recuperados de décadas anteriores y otros creados para la ocasión, el guionista Al Ewing realiza esta nueva colección de Los Defensores. Y pese a que cuando se anunció a los autores involucrados, muchos esperaban grandes cosas, realmente ha sido una gigantesca decepción.

Interior de Los Defensores
Interior de Los Defensores

Intentando comprender la miniserie

Sinceramente me gustaría hablar de Los Defensores, pero no puedo. En todas las reseñas que he hecho para la web he intentado contar cosas en lo referente a la trama y el argumento de las obras que analizo. Pero aquí Al Ewing lo pone prácticamente imposible. Pocas cosas buenas se pueden decir de un tebeo que lo acabas de leer hace escasos minutos y aún así eres incapaz de escribir unas líneas sobre su trama. Porque todo lo que sucede aquí carece de sentido y es rápidamente olvidable. El autor, hinchado de orgullo y ego por las buenas críticas que ha tenido en el Inmortal Hulk, muestra el complejo de superioridad que tiene. Se olvida por completo del lector y construye una idea que únicamente tiene coherencia y sentido en su mente; pero que realmente hace aguas por todas partes.

Busca el aplauso de aquellos divulgadores más ufanos y gafapastas intentan demostrar que es capaz de realizar el culmen de la originalidad; cuando lo que realmente está mostrando es su pobreza narrativa y de hilvanar algunos conceptos con un mínimo de consistencia y congruencia. Todo es un batiburrillo de despropósitos, disparates y absurdos que parece fruto de alucinaciones y delirios provocados por estupefacientes. El guion es farragoso y tropieza continuamente en conceptos que ni el propio autor es capaz de explicar. Y es que realmente es un tebeo vacío, sin ningún contenido y que no trata de contar nada. Es por ello que la lectura de Los Defensores se convierte en una auténtica tortura para el lector que únicamente se ve suavizada y edulcorada por el espectacular arte de Javier Rodríguez. Porque no nos engañemos: el dibujante patrio es el único motivo lógico para adquirir este cómic.

Interior de Los Defensores
Interior de Los Defensores

Salvando la papeleta y achicando el agua de un barco hundido

Sin embargo, todo lo malo que tiene el guion (o mejor dicho, la ausencia de este), es inversamente proporcional a la calidad del apartado artístico. Con Javi Rodríguez a los lápices y el color, y Álvaro López entintando, el resultado es extraordinario. Hablar del ilustrador ovetense es hacerlo sobre uno de los máximos talentos que ha tenido Marvel en el presente siglo. Igual que David Aja creó una nueva forma de narración visual en su etapa en Ojo de Halcón, los últimos trabajos realizados por Rodríguez son un auténtico punto de ruptura a la hora de realizar tebeos. El autor afirmó en una entrevista que su obra favorita es Los 4 Fantásticos, de Stan Lee y Jack Kirby; siendo éste y Steve Ditko sus máximos referentes. Y eso es algo que queda patente al ver el repertorio de recursos visuales que emplea en Los Defensores.

Lo que vemos a lo largo de los 5 números es un brutal ejercicio artístico muy diferente a lo que solemos ver en la mayoría de cómics de superhéroes. Hay secuencias que traspasan las viñetas, composiciones impactantes y un gran uso de elementos como la magia, el multiverso y toda la imaginería fantástica. La construcción de los mundos y cosmos que iremos viendo a lo largo de la obra son increíbles y un auténtico deleite para el lector. Una pena que el guion no sea lo suficientemente fuerte y sólido para todo este despliegue visual. Es por ello que Los Defensores se convierte en un tebeo a medio gas y muy desnivelado; puesto que la historia es pésima e inexistente, pero es una masterpiece en cuanto al apartado ilustrativo. El ego de Al Ewing, como si fuera Galactus, ha devorado por completo uno de los mejores trabajos de Javier Rodríguez.

Interior de Los Defensores
Interior de Los Defensores

Sobre la edición Los Defensores

Panini Comics ha publicado en España la miniserie Los Defensores, en su habitual formato de grapa. En el interior papel y reproducción gráfica, como es habitual, de máxima calidad. Su precio unitario es de 3 € y cuentan con un total de 24 páginas.

Los Defensores

NUESTRA NOTA - 60%

60%

Una serie vacía, carente de guion y argumento, que se convierte en una almagama de ideas mal desarrolladas que no llevan a ninguna parte. Lo único destacable y que consigue salvar la obra es el espectacular arte de Javier Rodríguez.

User Rating: 5 ( 1 votes)
Kofi

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí