MI RETIRO. Abraham Martínez – Reseña cómic

El historietista Abraham Martínez muestra en «Mi Retiro» una historia que no dejará indiferente a nadie. Una distopía sobre que hubiera sucedido si Adolf Hitler no hubiera muerto en su búnker, pasando el resto de su vida escondido.

MI RETIRO
MI RETIRO

75 años después del fin de la 2ª Guerra Mundial.

Se dice pronto, pero este 2020 comienza, se cumplen 75 años del Fin de la Segunda Guerra Mundial (1936-1945). Seis años que marcaron la Historia de la humanidad para siempre. Y aunque parezca mentira, a día de hoy existen seres humanos –por llamarlos de alguna manera– que niegan que se cometiesen las atrocidades perpetradas por el régimen Nazi. Hechos irrefutables que muchos de nosotros hemos conocido a través de libros de historia, documentales o películas. Actos execrables que millones de inocentes sufrieron en sus carnes de manera bárbara, salvaje, injusta e inhumana. Mi retiro.

El mundo del arte, en sus variadas formas, se ha hecho y se sigue haciendo eco de ello. Algunas veces de forma muy cruda como en la sobresaliente La Lista de Schindler. Otras de forma más o menos jocosa, como en El Gran Dictador, o la reciente Jojo Rabbit. O construyendo realidades alternativas como The Man in the High Castle. Basada esta ultima en la premiada novela homónima de Philip K. Dick. Pero da igual la forma, la generación que sea o las décadas que pasen. Ni podemos ni debemos olvidar dicha barbarie. Porque la humanidad no debe caer en repetir ese error de nuevo.

Steven Spielberg reflejó en «La Lista de Schindler», con toda su crudeza, lo que el Nazismo perpetró en la 2ª Guerra Mundial.

Mi Retiro. ¿Y si Adolf Hitler no hubiese muerto al final de la Guerra?

Esa es la sencilla, y a la vez complicada, premisa con la que juega el autor de Mi Retiro. Algo que probablemente no coja desprevenido al lector. Ya que la figura de este Genocida con mayúsculas ha estado rodeada, constantemente, por esta teoría conspiratoria. Si bien es cierto que para cada teoría , por muy rebuscada que sea, suele haber una explicación que la desmonte. Aunque sea años después. ¿O quizás esa respuesta sea también una cortina de humo más que otra cosa?. Al final cada uno puede creer lo que quiera, algunas veces equivocadamente y otras no.

Abraham Martínez comienza su relato con un barbero y una misión concreta. Cambiar el tan característico aspecto de Adolf Hitler –su bigote y su pelo– hasta dejarlo irreconocible. No tarda en convertirse en otra persona, al menos físicamente. Porque sigue siendo ese monstruo que estuvo a punto de redefinir al mundo a su imagen y semejanza. Un monstruo que dejó unas cicatrices en el mapa de Europa que tardarían décadas en sanar. Y es que, aunque borres las rayas a un tigre, este siempre seguirá siendo un tigre.

Mi retiro, más años de vida para Hitler.

A veces no importa los años que vivas, sino como los vives. Y es que Hitler, no deja en ningún momento de demostrar esa tiranía hacia sus secuaces y seguidores. No le importa nada excepto su supuesta causa. Y el hecho de que haya tenido que huir como una rata de un barco que se hunde. Gradualmente el lector se va dando cuenta de que el autor quiere dejar claro desde el primer momento que estamos viendo una clase de persona despreciable e inhumana. No hay, ni habrá, empatía alguna hacia él. Ni él tiene remordimiento alguno por lo que ha hecho, ni el lector ningún tipo de comprensión hacia él.

Abraham Martinez elige un camino por el que te sacia mientras según vas entrando en la propia obra. Hitler no puso fin a su vida suicidándose junto a su esposa Eva Braun. Pero los años que sigue respirando, son incluso peores, y por mas de un motivo. Hitler va viendo los cambios políticos y económicos que se van sucediendo, sin poder hacer nada. Llegando a decir incluso que habría preferido ver desaparecer Alemania antes de verla convertida en lo que va ser. Algo de lo que culpa a sus mandos, mientras él ha corrido como la liebre que persiguen los galgos. La cobardía se hace patente, así como la desesperación.

Un dibujo feista pero efectista.

El aspecto gráfico de Mi Retiro puede chocar en un primer momento. El dibujo no es agradable, algo intencionado, o al menos eso parece. El Nazismo y su credo no podrían ser tratados mejor que con un grafismo que evoque algo que no sea la dureza de sus métodos. Esta obra retrata a monstruos bien reales. Monstruos que han vivido en nuestra misma Tierra pero con apariencia humana. Monstruos que consideraron que tu lugar de nacimiento o tus creencias ya era una marca de fuego para ellos. Y algo que había que extinguir de manera inexorable.

Mi Retiro tiene sólo 116 páginas. Un detalle que no podemos pasar por alto. No es una historia donde haya acción. No es una historia donde haya personajes salvadores que se enfrenten a Hitler y sus lacayos. Es la narración de como el ser humano puede llegar a ciertos extremos de deshumanización. Pero también una historia sobre como el karma siempre acaba alcanzándonos. ¡Ah! El Karma. Bendito seas a veces. Qué buen final y cierre nos brinda aquí.

Interior de Mi Retiro
Interior de Mi Retiro

Bofetadas directamente en la cara del lector.

Si bien no hay falta de interés o ritmo durante la lectura de «Mi Retiro«, cabe aclarar que, pasado el ecuador de la obra, es cuando el lector encuentra tres momentos muy reseñables. Dos conversaciones y un monólogo, para más señas. De esos que te dan que pensar y te ponen la piel de gallina mientras los lees. Momentos que desde luego querrías grabarte a fuego en la piel para no olvidar nunca. O más bien, para que la gente no lo olvidase.

En estos tiempos que estamos, en las redes sociales, es una lástima que la palabra facha, fascista o nazi se use tan a la ligera. Como si de un comodín del público se tratase cuando en una conversación alguien no opina exactamente como tú y te lleva la contraria. Al hacer eso lo único que se hace es desdibujar su esencia. Convertirla en algo cuasi inofensivo. La memoria, la Santa y Bendita memoria del ser humano. Ahí es donde Abraham Martínez hace hincapié de boca de uno de los altos mandos que se reúnen desde el Exilio, con Hitler a su lado.

 Interior de Mi Retiro
Interior de Mi Retiro

Recordar para no cometer los mismo errores.

«Lo sucedido no cambiará nunca, y se cansarán de recordarlo. Pero las ideas que motivaron esos sucesos sí que pueden actualizarse a los tiempos, a los problemas del momento. No sería la primera vez que lo hacemos. ¿Que ahora no son populares los genocidios? Negaremos el nuestro. ¿Que la esvástica ya no queda bien en las banderas? Nos inventaremos nuestros símbolos. ¿Que nuestro discurso ya no suena bien? Cambiaremos nuestras palabras».

Las palabras que tenéis arriba se encuentran literales en este libro. Junto a muchas otras que no son, ni de lejos, irreales. Están presentes. A nuestro alrededor. A veces muy claras y otras enmascaradas, pero siguen presentes Y no nos engañemos. El peligro nunca será que alguien ficticio chasquee los dedos con un guantelete con gemas y cometa un Genocidio. El peligro es que en la vida real esto ha sucedido. Y los errores cometidos hace décadas no deberian volver a repetirse. Por nuestro bien y por el de nuestros descendientes. «Mi Retiro» en esencia no es sólo un libro. ES UN RECORDATORIO, y como tal, hay que atesorar las palabras que contiene.

MI RETIRO
AUTOR: Abraham Martínez
TAMAÑO: 17 x 24 cm,
FORMATO: tapa dura
PAGINAS: 120 páginas, color
PRECIO: 20 euros
ISBN: 9788417178857

BOLA EXTRA

NUESTRA RESEÑA AL MEIN KAMPF ILUSTRADO

Obligada lectura

NUESTRA NOTA - 90%

90%

El ser humano aprende de sus errores. Pero para aprender de ellos no hay que olvidarlos. Abraham Martínez nos ofrece en "Mi Retiro" unas cuantas reflexiones de algo que podría estar muy presente en nuestros días.

User Rating: 4.87 ( 18 votes)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí