Joseph Falzon y Thomas Cadène construyen un magnifico estudio sobre la esencia de la humanidad. Sobre el deseo, la felicidad y la infelicidad, en un álbum de ciencia ficción distópica imprescindible.

Uno de los grandes aciertos que tiene Alt-Life es, intencionadamente, no ofrecer sinopsis ni informacion alguna en su contracubierta. Dejar al lector en la misma posición que los dos personajes protagonistas. Algo que también queda reafirmado en su portada. Permitirle saborear poco a poco y de manera gradual la inmersión en la obra, paralelamente a Josiane y René. Pero este es solamente el primero de muchos aciertos que el dibujante Joseph Falzon y el guionista Thomas Cadène han dado a esta interesante obra de anticipación científica y distopica. Bienvenidos al mundo –virtual– de ALT-LIFE.

Un desastre –el cual nunca llega a ser precisado– ha dejado al planeta tierra al borde del colapso dejándolo inhabitable. Josiane y René van a ser los pioneros de un nuevo sistema que permite al cuerpo humano vivir en un espacio virtual. Una suerte de huevos que se encargan de preservar las constantes vitales estables mientras trasladan la conciencia a un mundo manejado por computadoras. Una especie de Adan y Eva de la nueva carne –o la ausencia de la misma– que intentaran construir su propio paraíso. Liberados de cualquier necesidad física, la única limitación que tendrán es la que establezca su imaginación. Pero, ¿Cuando tienes todo lo que se te pasa por la cabeza, merece la pena vivir sin una meta que nos suponga un mínimo esfuerzo?

Interior de Alt-Life
Interior de Alt-Life

Algo mas que ciencia ficción.

Bajo esta interesante premisa, el dibujante Joseph Falzon y el guionista Thomas Cadène construyen uno de los álbumes mas estimulantes de la década. Una obra que abarca mucho mas de lo que sus referencias obvias a obras como Matrix, y que se adentra en el terreno de la ciencia ficción existencialista. Y lo hacen equilibrando de un modo magistral la carga propiamente científica con la filosófica. Evitando caer en la trampa propia que un mundo sin limitaciones ofrecería a un dibujante y un guionista. Ciñéndose a la construcción de personajes y a su evolución dosificando las enormes posibilidades del escenario, evitando, así, abrumar al lector gastando sus bazas demasiado pronto.

Porque, en efecto, Alt-Life, es una novela gráfica de personajes. Dos personajes renacidos –literalmente– que deben aprender a manejarse desde cero, y sin ayuda en un mundo nuevo. Pero también es un estudio y una agria critica sobre la sociedad actual. Sobre la desconexion con lo que nos rodea. Y sobre la dependencia de las maquinas y la búsqueda por el placer inmediato. Sobre la incapacidad de sentir -lo que sea- y la infelicidad crónica que esto nos proporciona. Esto se ve reflejado en gran medida en la figura de Rene. Personaje incapaz de sentir cualquier placer sexual pese a tener al alcance de su imaginación cualquier fantasía. Un personaje en un constante juego de ensayo y error en busca de una felicidad que nunca llega. Que no sera hasta el tramo final de la obra, cuando consiga superar gran parte de sus handicaps.

Arte interior de Alt-Life.

Una obra adulta y sin concesiones

Por otro lado tenemos a Josiane. En un extremo opuesto al de su compañero de experimento. Ella aprovecha –quizás hasta en exceso– las posibilidades de este nuevo entorno. Orgías monumentales, banquetes pantagruelicos y situaciones de máxima adrenalina. Algo que en un primer momento le traerá satisfacción. Al menos hasta que empiece a plantearse el fondo y la forma de esta nueva existencia. Esto traerá un magnifico intercambio de opiniones con Rene, que regalaran al lector alguno de los momentos mas brillantes del álbum. Y nos precipitará a uno de los climas y conclusiones mas emocionantes visto en una obra del genero en años. Algo de lo que tiene gran culpa el maravilloso uso del ritmo que lleva a cabo el guionista, Thomas Cadene.

Alt-Life no se ata a lo fácil. Evita transitar por los camino de sus referentes mas obvios –Matrix. Ready Player One, Nivel 13– con habilidad. Y donde estos arañaban la superficie, Alt-Life da con una veta y saca oro. Aprovecha al máximo las posibilidades plásticas del cómic pero aun mas las del guion. Y brinda un estudio rabiosamente moderno y actual sobre donde nos ha colocado la dependencia de la tecnología, y hacia donde nos lleva. pero evita la moralina, se limita a poner los datos sobre la mesa y deja al lector ese espacio de reflexión. Y todo con un estilo adulto, duro, y con un afortunadisimo apartado artístico. Apartado donde el dibujante Joseph Falzoncon muchos ecos al añorado Moebius– y la colorista Marie Galopin, dan el do de pecho.

Rene, uno de los protagonistas de Alt-Life.

Un referente de la BD de ciencia ficcion moderna.

En conclusión, Alt-Life es una obra única en su genero. Sabe subvertir los cimientos de la ficción futurista distopica, y lo hace de una manera demoledora. Una mezcla de varios géneros en la que se desdibujan los limites de los mismo. Es un álbum que constantemente descoloca al lector que se ve sorprendido por los –numerosos– giros de guion. Giros hábiles, inteligentes y nada obvios, que harán que sea imposible dejar de devorar pagina tras pagina hasta llegar a la explosiva conclusión.

No obstante estamos ante un trabajo difícil de leer, adulto y sin concesiones. Con sexo explicito, pero no gratuito, sino atado estrictamente al guion. Con violencia, pero siempre justificada. Un trabajo que llama, a la reflexión y a la discusión. Una una obra de ciencia ficción hard, pura y dura, con todo lo que ello conlleva. Y es reconfortante poder disponer de una BD de estas características dentro de un mercado anegado por filmes, libros y cómics de ciencia ficción mas amable y accesible. Un autentico regalo para los amantes de la BD para adultos.

Portada de la edición Dibbuks de Alt-Life

La editorial Dibbuks puso Alt-Life hace algunos meses a la venta en nuestro país. Una edición en formato tapa dura, sin sobrecubierta, y en papel de la máxima calidad. Algo que ayuda a resaltar el maravilloso apartado grafico. Si se le pude poner un pero a la misma, es la ausencia de extras, algo que no es culpa de la editorial, ya que en la edición original tampoco venían incluidos. Pero una vez has visitado esta maravillosa obra, sin duda, quedaras con ganas de saber mas sobre ella. Uno de los álbumes de ci-fi mas estimulantes de la ultima década y uno de los favoritos de La Comicteca en lo que llevamos de 2019.

Joseph Falzon y Thomas Cadène construyen un magnifico estudio sobre la esencia de la humanidad. Sobre el deseo, la felicidad y la infelicidad, en un álbum de ciencia ficción distópica imprescindible. Uno de los grandes aciertos que tiene Alt-Life es, intencionadamente, no ofrecer sinopsis ni informacion alguna en su contracubierta. Dejar al lector en la misma posición que los dos personajes protagonistas. Algo que también queda reafirmado en su portada. Permitirle saborear poco a poco y de manera gradual la inmersión en la obra, paralelamente a Josiane y René. Pero este es solamente el primero de muchos aciertos que el…
Una obra que aprovecha la ciencia ficcion distopica, para, de manera inteligente, hacer una feroz critica a la tecnologia moderna y la dependencia que tenemos sobre la misma. Pero ademas una obra entretenida y con un gran apartado artistico. Destinada al publico adulto, que no se vera decepcionado.

ALT-LIFE

NUESTRA NOTA - 83%

83%

BUENA

Una obra que aprovecha la ciencia ficcion distopica, para, de manera inteligente, hacer una feroz critica a la tecnologia moderna y la dependencia que tenemos sobre la misma. Pero ademas una obra entretenida y con un gran apartado artistico. Destinada al publico adulto, que no se vera decepcionado.

User Rating: 3.77 ( 33 votes)