Spiderman 1 – Abrams- Reseñas grapadas

J. J. Abrams apadrina el debut de su hijo Henry en la nueva colección de Spiderman. Una serie limitada protagonizada por el hijo de Peter y Mary Jane en un futuro alternativo.

Spiderman, o como vender una historia de una manera grandilocuente.

Estamos en el primer número de una miniserie que se ha vendido a bombo y platillo por una única razón. ¿Cual? La implicación –aunque muy tangencial– del guionista y director de cine y televisión J. J. Abrams en el proyecto. Y es que no es algo nuevo que alguien proveniente de otros medios alejados del cómic se haga un hueco, por petición de una editorial, en una colección. Y que la editorial use su nombre como reclamo para vender.

Es algo que hemos visto infinidad de veces. Sea con el hijo de Stephen King, con J. Michael Straczynski o con Kevin Smith, por poner algunos ejemplos. Evidentemente esto es como todo, algunas veces funciona muy bien. Pero otras encuentras algo que no te parece tan grandioso como te lo habían vendido. El marketing es el marketing y hay que vender cómics. Nada nuevo y nada ofenda a nadie. Yo mismo lo haría. ¡Qué demonios!.

Siempre nos gusta ver a Spider-Man saliendo de entre las ruinas.

Un «What If?» en toda regla, lo cual no es bueno ni malo. Si no todo lo contrario. Como diría Bilbo Bolsón.

Nos encontramos con un primer número que no está situado en la Tierra 616, o lo que es lo mismo, el universo Marvel tradicional que todos conocemos. La historia se ubica en una realidad alternativa, mundo paralelo o como queramos llamarlo. Lo cual es fácil de tratar, no nos engañemos. Ya que es un recurso que permite hacer cualquier cosa que se te ocurra sin tener en cuenta cosas como la continuidad o efectos a largo plazo. Algo que suele aterrar a las dos grandes editoriales de cómics de Superhéroes.

Aunque eso tampoco debería importar mucho, ya que si las editoriales piensan que algo no funciona meten un «Mefistazo» y borrón y cuenta nueva. Los seguidores de Spiderman sabrán perfectamente a lo qué me refiero. Una maniobra como esta deja carta blanca en la que el guionista no siempre acaba ciñéndose al canon del personaje. Algo que en ocasiones puede ofrecer una historia interesante pero alejada del espíritu de la serie original. Qué paciencia tenemos los seguidores del trepamuros, en serio.

La soledad Ben Parker.

Lectura fácil, rápida y con esa sensación de que el formato tomo igual habría sido mejor.

Leerte una cómic de 24 páginas en apenas tres o cuatro minutos y esperar otro mes para que la trama continúe. O como suele conocerse, el temido efecto Bendis. Algo que llevan a cabo en este primer numero de manera bastante clara Abrams y su vástago. No hablamos de un cómic aburrido por el planteamiento ni por los golpes de efecto. Estos siempre suelen ser muy efectistas. Pero sí hablamos de un cómic que deja al lector con esa sensación de no ver algo tan novedoso y rompedor como se vendía.

Y eso que el inicio del primer numero no podía ser mejor. Un Spiderman derrotado y pasándolas canutas, un villano nuevo -que a posteriori seguro que acaba siendo algún conocido-, y una Mary Jane en peligro mortal. Y… hasta aquí posiblemente podría leer para no desvelar alguna cosa vital o Spoiler. Aunque quizás sería mejor contarlo porque conforme avance la colección las reseñas de esta colección se verían encorsetadas totalmente.

Empezamos con una muerte nada más empezar.

Ahí, ahí, como si fuese de una declaración de intenciones se tratara. Los guionistas optan por eliminar de la ecuación a Mary Jane Watson de un plumazo. De tal manera que nos encontramos con un salto en el tiempo de doce años. Y con el hijo de ambos, el cual se llama Ben, con una edad similar a la que tenía Peter Parker cuando consiguió sus poderes. Las cartas que se ponen sobre la mesa, desde luego, tienen su interés. Pero ¿Y todo lo demás?

Spiderman afronta varias temáticas. La mala relación entre padre e hijo, la personalidad de Ben y sus relaciones personales, o el afrontar una perdida irreparable que cambiara a toda una familia para siempre. Gráficamente tenemos algunos aciertos. Una tía May que por fin aparenta nuevamente la edad que tiene o debería tener, o el diseño de Sarah Pichelli de Peter, con ese estilo de pelo, barba y una extremidad mutilada por el enfrentamiento inicial del cómic. Es lo positivo y negativo, esa sensación de «esto ya lo he visto en alguna parte«. La descendencia de Parker ya se ha tratado en cómics en alguna que otra ocasión. Sólo habría que echar un vistazo a la colección de Spider-Girl. Aunque aquí el cambio sería en cuanto al sexo.

¿Quién no querría este dibujo de Mary Jane enmarcado y colgado en nuestra habitación?

Spiderman, una campaña de lanzamiento polémica.

El artículo del final de este cómic, donde se habla de como se gestó el llamamiento a J. J. Abrams, es simple y llanamente de una autocomplacencia hasta graciosa. Y no lo digo en broma. Si lees entre líneas te das cuenta que el creador de la serie ALIAS debía tener tantas ganas de involucrarse en este proyecto como de tirarse a la vías de un tren. De ahí que, no sé si reír a carcajadas, dijese algo como «A mi hijo se le ha ocurrido algo». ¡Ojo! A su hijo. El cual tiene un currículum inexistente en estos temas. Pero tiene la inmensa suerte de ser hijo de quien es.

Es como si a mí me proponen algo y después de dar largas –como hizo en repetidas ocasiones el propio Abrams- dijera que tengo un amigo Torero, fan de los cómics y que tiene alguna idea para hacer una historia sobre SpiderMan. Creo que sabéis por donde voy. Así que te encuentras con el nombre de J. J. Abrams en grande para que las ventas acompañen. Y a su hijo Henry Abrams, como guionista eventual, y de rebote. Un guionista que no debería tener ninguna relevancia en la industria pero cuyo nombre ya figura en una seria destinada a ser superventas. Hasta aquí este momento de prensa Rosa no patrocinado.

J. J. Abrams guioniza esta miniserie. También su hijo.

Y al final. En Conclusión.

Y aquí la pregunta que todos estabais esperando. ¿Pero este Spiderman de Henry Abrams es recomendable o no? Pues vamos a responderla con seriedad. Si eres fan del trepamuros, tienes que leerlo. En esta primera toma de contacto no ha habido como he comentado nada realmente rompedor, si exceptuamos que Mary Jane ha durado un suspiro. Pero eso no deja de ser el enésimo golpe de efecto que siempre funciona si lo haces a las primeras de cambio. Por lo demás, este primer numero ha funcionado. Habrá que ver lo que nos deparan en los números que vendrán. Nosotros, desde luego, aquí estaremos para contároslo.

Spiderman 1
Autores
Sara Pichelli, J. J. Abrams, Henry Abrams
Número de páginas
32 pp
Tamaño
16,8X25,8
Contiene
Spider-Man 1
Formato
Grapa
Interior
Color
ISSN
977000558200900001

Spiderman 1

Nuestra nota - 70%

70%

Se deja leer. Que ya sería mucho.

Habrá que esperar como va avanzando la historia. De momento nada nuevo bajo el Sol. Ni tan "rompedor", que es lo que Marvel vendió en su momento.

User Rating: 4.96 ( 7 votes)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí