Bella Muerte 3. La rata – Reseña

Kelly Sue DeConnick y Emma Ríos nos sumergen una vez más en su particular mundo de fantasía onírica con la tercera entrega de Bella Muerte. Una dramática y emotiva historia editada por Astiberri y ambientada, esta vez, en los primeros años de Hollywood.

Bella Muerte 3. La rata
Bella Muerte 3. La rata

Bella Muerte, una joya escondida en el vasto panorama actual

De entre todas las grandes propuestas de comic independiente USA que estos últimos años están llegando a las librerías, –buena parte de Image Comics-, Bella Muerte es, indiscutiblemente, una de las más originales e impactantes. Debido a su lenta cadencia y a la inabarcable avalancha de nuevas publicaciones mensuales quizá pueda pasar algo desapercibida para el lector más despistado. Estamos ante una serie que poco a poco y a base de historias independientes va formando un cosmos propio cada vez más amplio que gira alrededor de unos pocos protagonistas.

Un colección tremendamente imaginativa que por la forma en que está planteada tiene un abanico casi infinito de épocas y temáticas que tratar siempre desde una perspectiva muy humana. El primer volumen de la serie se situaba en un entorno western y el segundo en la Francia de la Primera Guerra Mundial. Ambos de una calidad sobresaliente y editados por Astiberri en 2014 y 2016 respectivamente. Varios años después nos llega el esperado tercer volumen que nos lleva al Hollywood de los años 40 siguiendo así el hilo conductor que une todas las historias: el linaje de la familia Fields.

Imagen del segundo volumen de Bella Muerte
Imagen del segundo volumen de Bella Muerte

Cine y crímen en Los Ángeles

La trama nos lleva hasta Los Ángeles, años 40 y se centra en un caso de asesinato en un Hollywood primerizo, camino de convertirse en lo que es hoy día. Estamos ante una historia clásica de cine negro pero con el toque de fantasía onírica que caracteriza a la serie. Todo empieza cuando el cadáver de Clara Fields, una joven que quería entrar en el mundo del cine como guionista, es encontrado bajo el famoso cartel de Hollywoodland.

Su tío Frank, apodado el Hombre-Conjuro, emprenderá la investigación del asesinato de su sobrina ayudado por Ginny, la Segadora de la Venganza. Y personaje muy protagonista durante toda la serie. A partir de aquí la historia va en un crescendo constante llevando a los personajes por un entramado de pistas, interrogatorios y sospechosos envueltos por escenarios de fantasía muy lejos del mundo ordinario.

Los Ángeles, telón de fondo de este tercer tomo
Los Ángeles, telón de fondo de este tercer tomo

Un elenco muy concreto para una obra sublime

Bella Muerte siempre ha sido una serie de pocos personajes. Sissy, la encarnación de La Muerte, es la guardiana del Jardín, lugar donde van las almas al morir. Ella es la encargada de recibirlas y procurar su bienestar en su nuevo hogar. Por otra parte, tenemos la figura de Las Segadoras, mensajeras de La Muerte, cuyo propósito es llevar a las almas al Jardín. De entre todos Los Segadores que aparecen a lo largo de las historias destaca Ginny. Segadora de la Venganza y personaje muy relevante en la serie con un carisma arrollador.

Tan desbordante que sin ser la protagonista central eclipsa a todos los demás, tanto en este tomo como en los anteriores. Algo que habla, y muy bien, de la capacidad de la guionista a la hora de crear caracteres complejos. También contamos con los personajes recurrentes de Conejito y Mariposa. Una pareja que, desde el Jardín, juega el papel del narrador experimentado que podemos ver en las fábulas. Finalmente, la familia Fields tienen una conexión especial con los Segadores, de ahí que en cada volumen algún miembro del linaje sea uno de los protagonistas.

Interior del tercer tomo de Bella Muerte
Interior del tercer tomo de Bella Muerte

El uso de lo extraordinario para hablar de lo mundano en Bella Muerte

Este volumen al igual que el resto está cargado de una gran profundidad dramática. Y de una extraña mezcla entre tristeza y cierto poso optimista que deja un sabor final muy agridulce. Bella Muerte habla de lo que nos remueve por dentro, de las emociones humanas más primarias. Y es capaz de transmitirlo con una sensibilidad y una sutileza como pocas otras obras, gracias en gran medida a su apartado artistico. En muchos aspectos es totalmente deudora de Sandman. Hay un claro contraste entre el mundo onírico presentado, lejos del alcance humano, y los temas que trata, claramente mundanos. Pero donde Gaiman presentaba espectáculo y complejidad a veces excesiva, Bella Muerte resuelve su trama de una manera más poética y sutil.

En este caso, se nos habla de aspectos como el perdón, el buscarse a uno mismo, la fama o la avaricia. Del ego propio de la industria de Hollywood. Muy simbólico también el lugar donde se localiza el cadáver de Clara, es una declaración de intenciones por parte de las autoras. Unas autoras que en este tomo están en estado de gracia, dándonos posiblemente el mejor tomo de los tres que llevamos. Lo cual es mucho decir, creednos. Bella Muerte es una de esas colecciones que ameritan una calidad incuestionable y que permanecen en un inmerecido segundo plano. Algo que, esperemos, las reseñas y visibilidad en medios de divulgación como La Comicteca ayude a remediar.

Interior del tercer tomo de Bella Muerte
Interior del tercer tomo de Bella Muerte

Kelly Sue DeConnick vuelve a brillar al guion

Para esta gran serie contamos con un trío de autoras de primer nivel que desde el primer momento han demostrado tener mucha química. Kelly Sue DeConnick nos planta un guion muy potente y directo. Un libreto que a pesar de tener un tono permanente de irrealidad sabe tratar conceptos universales de una forma emotiva y aparentemente simple. De manera que podríamos decir que el envoltorio de fantasía es la excusa para hablar del verdadero corazón de la obra. Al igual que ocurre en Sandman y en tantísimas otras obras de fantasía y ciencia ficción.

La guionista también reviste el comic de cierto tono feminista, en este caso no para criticar al machismo y a la sociedad como hiciera en Bitch Planet sino creando personajes femeninos independientes, interesantes y que son el motor y alma del comic. Una reivindicación que se lleva a cabo sumando y ganando entidad por méritos propios. Algo que en lugar de sostenerse a base de construir muros, se consolida precisamente por lo contrario, por derribar barreras. Y por hacer ocupar un lugar justamente merecido al rol femenino en el noveno arte.

Interior del tercer tomo de Bella Muerte
Interior del tercer tomo de Bella Muerte

Emma Ríos y Jordie Bellaire: un dúo inmejorable en el apartado artístico

En el apartado de dibujo tenemos a la enorme Emma Ríos. La artista gallega es la ganadora del premio Eisner 2020 a la mejor portadista por este tomo, y no es para menos. Con unos diseños a doble página y tirando mucho de siluetas y preciosos fondos con mucho detalle hace que desde la primera portada el lector entre en la historia. El dibujo de interiores es absolutamente apabullante. Tiene una enorme cantidad de recursos a la hora de componer la página con un estilo muy detallado. Trabaja muy bien la narración y hace un genial uso de las pequeñas viñetas detalle intercaladas entre otras más grandes sobre las que se centra la acción, además de una gran expresividad. Emma Ríos sigue demostrando por qué es uno de los grandes valores del comic español. Y una de las grandes estrellas del panorama internacional.

Acompañándola en el dibujo tenemos a Jordie Bellaire, colorista versada en mil batallas. Artista que debutó como guionista en nuestro país con la maravillosa Redlands hace bien poco. Bellaire es una colorista que transmite muchísimo con sus colores y aquí vuelve a hacerlo, utilizando además distintas paletas de colores según la necesidad narrativa. El ambiente noir queda patente enseguida gracias en parte a sus colores apagados que combinan a la perfección con el dibujo de Ríos. La buena química entre las tres autoras se ve nada más abrir el tomo. Desde los colores y la manera de encuadrar las viñetas hasta la forma en que el protagonista cuenta los pasos que van dando en la investigación haciendo las veces de la voz en off que tenemos en el cine mediante pequeñas cajas de texto. Sin duda, estamos ante una obra muy notable y distinta muy a tener en cuenta.

Interior del tercer tomo de Bella Muerte

Sobre la edición de Astiberri de Bella Muerte

Astiberri nos trae Bella Muerte 3. La rata en una edición tapa dura sin sobrecubiertas. En el interior papel de gran calidad y sobresaliente reproducción gráfica. Como extras una guía con comentarios de los cinco números que componen el tomo y portadas alternativas.

Bella Muerte 3. La rata

Bella Muerte 3. La rata
Edita:
Astiberri
Autores: Kelly Sue DeConnick, Emma Ríos
Formato: cartoné
Tamaño: 17 x 26 cm
Páginas: 160 Color
Colección: Sillón orejero
ISBN: 978-84-18215-01-8
Precio: 18,00 €

Bella Muerte 3. La rata

NUESTRA NOTA - 90%

90%

Muy notable

Vuelve una de las obras más interesantes del cómic americano actual con el habitual equipo creativo en su mejor momento. Muy recomendable.

User Rating: 4.84 ( 9 votes)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí