Dinastía de X 4 / Potencias de X 4 – Reseña cómic

Entramos de lleno en la segunda mitad de las dos miniseries que han cambiado para siempre el Universo Mutante.

Dinastía de X número 4. Acción a raudales. Y es que lo bueno siempre se hace esperar.

Después de seis números donde Jonathan Hickman nos ha ido planteando poco a poco –y lo que queda– lo que van a ser las nuevas aventuras mutantes en el Universo Marvel, se echaba un poco en falta esa acción que el género superheróico tiene en su adn. Todo ello comprendido prácticamente en un único número, el cuarto de Dinastía de X. Una grapa repleta de adrenalina que no va a dejar respiro al lector. Y es que esta dinastía de x y potencias están dejando números para el recuerdo.

Pepe Larraz, una vez más, es casi el protagonista de la función. Ya que parece mentira que tanto él como R.B. Silva hagan un trabajo tan excepcional en estas miniseries y posteriormente sea elegido Leinil Francis Yu para el primer número de La Patrulla-X. Incomprensible a más no poder por la diferencia de calidad que derrochan unos y quien dibujó Invasión Secreta. Pero bueno, Marvel sabrá el por qué hace esas elecciones tan aberrantes la verdad.

Mandar a los hijos a la guerra.

Al final es lo que debe sentir Charles Xavier. Lo debió de pensar cuando inició su Escuela para Jóvenes Talentos y lo pensaría ahora avanzados los años. Porque si bien es cierto que no hay consanguinidad entre Xavier y sus pupilos, sí la hay de otra manera que lo convierte entre maestro y figura paternal. Cíclope podría ser el máximo exponente en cuanto a esa relación. Y tampoco es de extrañar el final de este número, con un Profesor Xavier de aspecto derrotado, pero proclamando un cambio. He ahí en parte el sentido de esta saga. En el anterior capítulo ya se dejaba más o menos claro que la acción iba a estar presente, ya que los mutantes iban a intentar ejecutar el que podría ser el asalto de sus vida para impedir un futuro que podría ser de todo menos optimista.

Y así es. Cíclope, Lobezno, Jean Grey, Mística o Rondador Nocturno, entre otros, se ven envueltos en lo que muchas veces definimos como «la gran pelea«. Sacrificios, muertes en el último segundo, momentos dramáticos, este cómic lo tiene todo en cada viñeta. Y el pasar una página tras otra no es si no esperar casi lo inevitable, ya que no esperas que vaya a acabar bien. Tanto para los héroes como para los villanos de la función, con sus planes e ideales. Pero Hickman, posteriormente, nos mostrará que todo puede tener su particular truco. Porque aquí no queda títere con cabeza y hay que buscar un recurso para que la función siga su curso.

Potencias de X número 4. La serie de apoyo donde se amplía la historia, continúa dando datos.

Es así el tema. Dinastía de X y Potencias de X se complementan. Ya se ha ido diciendo en anteriores reseñas. Dejar de leer una u otra no tendría sentido para comprender lo que Hickman quiere explicarnos. Hablamos de dos miniseries pero que perfectamente podría ser una serie limitada de doce números con un maestro de ceremonias y dos dibujantes.Algo que parecía imposible ya que el tono de ambas series es diametralmente opuesto. Pero ahí entra la calidad de los artistas implicados.

Seguimos con explicaciones de como Xavier, Moira o Magneto han ido planificando poco a poco todo. La discutida alianza de por medio con Mr. Siniestro por ejemplo y el origen de Krakoa. O la implicación de Cifra en cuanto a lo que va a ser la base de los mutantes junto a ese viaje en el tiempo nuevamente a lo que será el futuro tan extraño y a la vez tecnológico en extremo. El denominado el Año Mil de la era mutante. El cual, no sé a vosotros, pero a mí me da de todo menos buen rollo.


Ya va quedando menos para el final y el lector lo va notando. Sin prisas pero sin pausa.

Es la sensación que se va quedando en este cuarto número. A falta de dos para el final sabes que Hickman va dejando las cartas sobre la mesa. Los fuegos artificiales y la traca final están a la vuelta de la esquina. Positivo desde luego está siendo al estructura de todo lo que el guionista tiene en su cabeza. Por momentos algo lioso para el lector, ya que seguimos y seguiremos teniendo los diagramas que nos han ido acompañando en números previos, pero una vez terminado lo mejor sería volver a empezar de nuevo. Hacer una segunda lectura.

Como esa serie no muy larga que has disfrutado y que sin embargo si la vuelves a ver te percatas de detalles que no habías visto hasta ahora. En estos números cuatro hemos tenido la acción que deseábamos (Dinastía de X) y el acompañamiento de respuestas que eran necesarias. Pero muy atentos, que lo que va a venir va a elevar el listón todavía más. Y no, no estoy exagerando ni mucho menos. Si ya hemos vivido historia mutante en directo, como suele decirse, lo mejor esta por llegar.

Para refrescar la memoria nada mejor que leer anteriores reseñas.

Igual no habéis leído las anteriores, así que si es así lo mejor sería dejar los convenientes enlaces para refrescar los números 1 a 3 de estas miniseries. Algo mas que recomendable para entender en toda su magnitud la importancia de este evento. Una vuelta de tuerca que viene a revitalizar -ahora si- a los hijos del átomo. Una franquicia que venia de una época no demasiado gloriosa en papel.

Reseña números 1, Reseña números 2 y Reseña números 3.

Dinastía de X 4
Autores

Jonathan Hickman, Pepe Larraz
Número de páginas
40 pp
Tamaño
16,8X25,8
Contiene
House of X 4
Formato
Grapa con tapa semirrígida
Interior
Color
ISSN
977000145800100094

Potencias de X 4
Autores

Jonathan Hickman, R. B. Silva
Número de páginas
40 pp
Tamaño
16,8X25,8
Contiene
Powers of X 4
Formato
Grapa con tapa semirrígida
Interior
Color
ISSN
977000147100000080

Dinastía de X 4 / Potencias de X 4

NUESTRA NOTA - 85%

85%

Nuevamente un pieza más en la reconstrucción de Jonathan Hickman del Universo Mutante. Ahora la acción ha llegado a Dinastía de X y explicaciones en Potencias de X sobre como se han ido gestando elementos que hemos ido viendo en anteriores números.

User Rating: 5 ( 4 votes)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí