La enfermedad de Zoroku – Reseña Manga

Dona!

La enfermedad de Zoroku se une al largo catálogo de obras de Hideshi Hino publicadas por La Cúpula, remontándonos en esta ocasión al comienzo de su carrera profesional en el manga de horror con una selección de cuatro historias repletas de imágenes desasosegantes.

La enfermedad de Zoroku
La enfermedad de Zoroku

Hino nos pone los pelos de punta

Desde que lanzó El niño gusano en 2005, Ediciones La Cúpula no ha dejado de ofrecernos los mejores trabajos del veterano maestro Hino. Ya contamos con una edición en castellano de La enfermedad de Zoroku en 2007 que, al estar descatalogada, ha propiciado una nueva con diferente portada. Es un buen momento para reeditar estas obras, puesto que el manga de horror vive una época de esplendor en nuestro país gracias a autores como Junji Ito, Suehiro Maruo o Kazuo Umezz, que ocupan su hueco en el estante correspondiente de nuestras librerías favoritas.

Hideshi Hino, nacido en 1946, comenzó su carrera profesional en la revista experimental de manga COM de Osamu Tezuka en 1967, siendo en Garo y en la serie «Hideshi Hino’s Shocking Theater» donde dio a conocer sus historias plagadas de seres grotescos, cadáveres en descomposición y mundos extraños. También realizó trabajos de shojo manga (dirigido al público femenino) como Ghost School o Dead Little Girl. Su faceta más conocida es como cineasta, ya que dirigió y realizó varias muestras de cine de terror que a nuestro país llegaron con la etiqueta “gore” y tuvieron mucha fama en la década de los 80 y los 90: Guinea Pig y Mermaid in a Manhole. ¡Causaron pesadillas en nuestra juventud!

Cuentos de horror sin fin

Respecto a este tipo de cine, se ha quedado un poco desfasado y ya no nos causa tanto repelús, un poco sí. En cuanto a las historias de Hino para el papel pasa tres cuartos de lo mismo. Según comenta el propio autor, las historias contenidas en este tomo son una mezcla de cuento de hadas y terror. La inspiración le vino tras leer El hombre ilustrado, la recopilación de novelas cortas de Ray Bradbury, que le llevó a idear estas narraciones basadas en cuentos tradicionales con un toque terrorífico de su cosecha y ambientadas en el Japón medieval.

Tanto La enfermedad de Zoroku como el resto de cuentos, fueron publicados por Shonen Gajo a principios de los años 70 del pasado siglo. Se da el hecho curioso de que esta editorial rechazó en un primer momento el trabajo de Hino por considerarlo grotesco, pero se lo pensaron mejor.  El tomo se compone de las cuatro historias que en Shonen Gajo formaron parte de la colección “Shocking World” y que, tras su elaboración, hicieron que su autor sufriera un bloqueo y estuviera una temporada sin producir. Por suerte para los lectores, Hino regresó con fuerza y produjo sus mejores obras.

La enfermedad de Zoroku
La enfermedad de Zoroku

La extraña enfermedad de Zoroku

La enfermedad de Zoroku arranca con esta historia, que como todas las demás tiene un componente cruel. Zoroku padece una extraña enfermedad que le provoca eccemas y pústulas por todo el cuerpo. Al principio vemos a Zoroku con unos pocos granitos en la cara, lo que causa la repulsa de vecinos y familiares. La cosa se va poniendo peor y es obligado a abandonar el pueblo con la prohibición de acercarse, recluido en una choza. Su aspecto cada vez es más monstruoso, e incluso un lobo hambriento rechaza el hacerlo su bocado.

En la aldea se decide acabar con el pobre desgraciado, que casi no conserva ni su forma humana. Hino realiza una laboriosa tarea en el dibujo, ya que fue su carta de presentación a las editoriales y le llevó bastante finalizarla. El lector es testigo silencioso del trato cruel que la aldea dispensa a Zoroku, sin tomar partido por ninguno de los lados. En cambio, nos obliga a reflexionar sobre los límites del amor familiar y del odio hacia lo extraño. El final de la historia es sorprendente.

Interior de La enfermedad de Zoroku
Interior de La enfermedad de Zoroku

Bajo el agua

Bajo el agua es otra gran narración de crueldad a flor de piel incluida en este tomo La enfermedad de Zoroku. Un niño sufre un accidente y acaba amputado de brazos y piernas y completamente desfigurado, al cuidado de su sufrida madre. El único consuelo del muchacho es cuidar sus peces, que son como una ventana a sus sueños de aventura, mientras su entorno se vuelve hostil hacia su persona.

En esta ocasión sí nos posicionamos del lado del chaval, que nos provoca una gran pena y rabia por lo que le sucede. El recurso de usar la descripción de las diferentes especies de peces del acuario para fundirlos con los sucesos de su vida cotidiana es un gran acierto de su autor. Hino comenta que tanto esta como las siguientes historias las tuvo que realizar mes a mes, y por tanto no atesoran la calidad gráfica que él hubiera deseado.

El ratón recién nacido

Una de las constantes en la obra de Hino son los animales. Si antes vimos peces, ahora es un ratón blanco el que nos provocará pesadillas y martirizará a una familia hasta límites insospechados. El ratón de marras va creciendo en tamaño y en control sobre la familia de cuatro miembros. Ni el hecho de usar gatos hambrientos consigue acabar con él.

Este tercer cuento es el más terrorífico de todos y nos recuerda a muchas historias de desarrollo similar donde un pequeño animalillo resulta ser el mal personificado y crece de manera descontrolada. El tramo final es impactante y sin concesiones.

El demonio de las mil libras

La narración con la que se cierra el tomo difiere bastante de las anteriores, teniendo una ambientación naturalista con un argumento que escora hacia la aventura, con poco o nada terrorífico en su desarrollo. Unos niños huérfanos deciden robar comida para subsistir usando máscaras en esa tarea. Esta situación dará pie a que se extienda el rumor de que un demonio acompañado de cuatro ogros, campan a sus anchas por toda la región.

Pese a que hay canibalismo de por medio, el final es lo bastante sentimental para que nos toque la fibra. Hino demuestra con El demonio de las mil libras que es capaz de idear argumentos de todo tipo con finales sorprendentes que no por fuerza han de bajarnos la moral.

Sobre la edición de La enfermedad de Zoroku

La enfermedad de Zoroku se edita en un tomo de tapa blanda con solapas está en sentido de lectura oriental, y con un tamaño pequeño que obliga a esforzar la vista. Las historietas están en blanco y negro con unas cuantas páginas en color tal como se publicaron en su origen. Incluye un esclarecedor texto escrito por Hino titulado recuerdos de 1970.

Descuento comitequero
La Enfermedad De Zoruku
La enfermedad de Zoroku, al ser uno de los primeros trabajos de Hideshi Hino, es absolutamente recomendable si se quiere conocer la evolución de este autor. También gustará a los lectores que aprecien las fábulas con toques de terror.. Hazte con una copia desde nuestro enlace de afiliado y beneficiate de un descuento del 5%.
La enfermedad de Zoroku

La enfermedad de Zoroku
Edita:
Ediciones La Cúpula
Autores: Hideshi Hino
Número de páginas: 232, B/N Y COLOR
Tamaño: 13 X 17,7 cm.
Formato: Rustica
ISBN: 9788417442088
Precio: 13,90 €

NUESTRA NOTA

La enfermedad de Zoroku - 75%

75%

¡HORROR!

La enfermedad de Zoroku, al ser uno de los primeros trabajos de Hideshi Hino, es absolutamente recomendable si se quiere conocer la evolución de este autor. También gustará a los lectores que aprecien las fábulas con toques de terror.

User Rating: 5 ( 7 votes)
Kofi

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí