Los seis siniestros: El origen – Reportaje Aracnido

Hoy llega a las salas Spiderman: No Way Home. Y ya ha quedado claro desde hace tiempo que habrá varios villanos que le harán la vida imposible al trepamuros. Lo más parecido a Los Seis Siniestros que hayamos visto en la gran pantalla. Así que, dejando espacio para nuestro análisis de la película, hablamos de la trayectoria de este legendario grupo de enemigos de nuestros lanzarredes preferido.

Los seis siniestros: El origen
Ilustración de Alex Ross homenajeando el primer enfrentamiento entre Spider-Man y los Seis Siniestros.

Mejor que uno… ¡seis!.

Antes de hablar de los seis siniestros, un poco de contexto. Es lógico y hasta normal que un héroe en solitario se tenga que enfrentar a un villano. Quizás dos. Si es un grupo heroico podrá ser al revés. De ahí que hayamos visto a Los Vengadores enfrentándose a Ultrón, al Conde Nefaria o al mismísimo Thanos. Los Cuatro Fantásticos al Dr. Muerte o la Patrulla-X a Magneto. Pero lo raro es que un héroe se tenga que enfrentar a varios enemigos al mismo tiempo. Hulk ha hecho lo propio en algunas ocasiones, como con los U-Foes, pero hablamos del Coloso Esmeralda y un tipo de poder que se sale de la escala. Así que tener a Peter Parker enfrentándose a seis enemigos es cuanto menos un listón elevado difícil de superar, aunque haya algo de truco.

Conociendo como conocemos a Spidey, lo lógico es que de alguna manera lo hiciera. ¿O no confiamos en su manera de superar obstáculos insalvables?.De normal vemos a un héroe, en este caso a Spiderman, pasar apuros para derrotar al villano de turno. Tiene dificultades, pero finalmente lo consigue. Así que ponerlo en el brete de vencer a seis se antojaba como algo que no iba a terminar bien para él. Nos tendríamos que retrotraer a otros años, a otras décadas. Donde muchos de nosotros ni habíamos nacido. Unos tiempos donde el Universo Marvel había empezado a despegar. Olvidémonos de lo actual, porque el viaje en nuestra particular máquina del tiempo nos lleva a los años sesenta. Abrochaos el cinturón y disfrutemos de la experiencia.

Los seis siniestros: El origen
Ilustración con los Seis Siniestros originales.

Cuando un Annual tenía importancia en la editorial.

Spiderman apareció en el año 1962. Más concretamente en el mítico número 15 de la colección Amazing Fantasy. Y tal fue su éxito que pocos meses después acabó teniendo colección propia, entrando ya en el siguiente año. Un número 1 que a día de hoy ha acabado cosechando centenas, diversas colecciones y multitud de especiales y serie limitadas. Lo que se podría denominar como fenómeno y al final buque insignia de la compañía. Tanto en esta colección como en otras (incluso en estos tiempos) hay algo que se llama Annual. Aparece de vez en cuando, pero es cierto que desde hace tiempo la palabra intrascendente la lleva asociada. Pero no siempre fue así. En sus comienzos era una fiesta, un momento casi de celebración y que sí tenía una importancia. Era algo que sabías que ya no sólo te iba a entretener, si no que el disfrute acabaría siendo máximo.

Así que al acabar el número 16 de Amazing Spider-Man (donde haría acto de presencia Daredevil con su traje negro, rojo y amarillo) llegaría EL ANNUAL, el primero de la colección. En 1964 para ser más concretos. Bajo el título de Amazing Spider-Man Annual 1. ¿Qué diferencia había en cuanto un número «normal»?. Spider-Man había conseguido tener una cadencia mensual y el precio de portada era de 12 centavos. Así que en dicho Annual el aumento de páginas se llevó a cabo, así como el del precio. Pasando de los mencionados doce a los veinticinco. Pero tenía que tener «chicha» para que el lector y el dinero invertido mereciera la pena. De ahí que Stan Lee y Steve Ditko hicieran una historia donde la misma portada ya inclinaba la balanza en cuanto a que las dudas desaparecieran.

Los seis siniestros: El origen
Portada del mítico Amazing Spider-Man Annual #1.

Los seis siniestros, una peligrosa reunión de «amigos».

La mencionada portada en el párrafo anterior mostraba a Spider-Man agarrado a una red en la parte izquierda, mientras que podíamos observar a Misterio en ese lado, Kraven el Cazador avanzando hacia él junto al Dr. Octopus, el Hombre de Arena en posición de ataque a su derecha, Electro en posición elevada lanzando un rayo y al Buitre volando hacia él. Los Seis Siniestros se habían formado. Era algo que incluso la misma portada descubría su nombre. Faltaba ver el por qué de todo esto. Y eso sólo se podía conseguir de una simple forma. Adquirir el cómic e ir pasando sus páginas una a una. 41 páginas ni más ni menos donde no había cabida a respiro alguno.

Son años que tenemos que perdonar tanto el estilo como la inocencia de planteamientos. No sería justo verlo con los ojos de ahora Si bien también notamos ese tufo infantil en muchas aventuras superheróicas actuales. Otto Octavius (Dr. Octopus) acaba reuniendo a unos villanos que ya han sido derrotados por el trepamuros. Cada uno con sus propios intereses, pero como bien dice Kraven a Electro «¡Cada uno en solitario casi le venció! trabajando juntos, ¿Cómo vamos a fallar?». Y aquí viene lo gracioso del asunto. Porque Octopus decide que se vayan sacando unas papeletas que indiquen el número de orden a la hora de atacarle… ¡individualmente!. Es gracioso algo como eso. Porque acabas preguntándote, ¿¡pero por qué no todos a la vez?!. Según la teoría de Otto, cada combate le irá debilitando más, con lo que llegará exhausto en conforme vaya avanzando y posiblemente al último.

Los seis siniestros: El origen
La reunión donde Los Seis Siniestros planean acabar con Spider-Man.

Spider-Man victorioso con cameos incluídos.

Es un lujo ir viendo las viñetas de Steve Ditko. Para muchos, aparte de ser el creador gráfico del personaje, el que mejor ha conseguido reflejar a Spider-Man en cuanto a sus movimientos y plasticidad. Posteriormente innumerables dibujantes se han ido sumando a dicha tarea. Sin embargo Ditko sigue siendo uno de los grandes y obligada su inclusión en cualquier listado que se precie con artistas que han dibujado a Spidey. Dentro de cada enfrentamiento individual que tiene nos obsequia también con una splash-page que tranquilamente podrían enmarcarse por separado para decorar las paredes de cualquier fan de Spider-Man. Todo ello para un final donde (no puede ser más divertido todo) se acaba enfrentando al Dr. Octopus (como no, al fin y al cabo es el líder del grupo) en una… ¡Pecera gigante!. Es todo tan flipante que es imposible no esbozar una sonrisa de oreja a oreja.

Stan Lee sabía que ese número de páginas del Annual podía albergar algo más que la presentación de Los Seis Siniestros y su enfrentamiento contra su personaje más exitoso. Así que Ditko acabó mostrando a no pocos personajes de la editorial. Sea el Dr. Extraño, Los Cuatro Fantásticos, Ant-Man y la Avispa, el Capitán América o la mismísima Patrulla-X. Todo ello aderezado con personajes secundarios tan obvios como imprescindibles. Tales como J. J. Jameson, tía May, Betty Brant o Flash Thompson. Precisamente las dos féminas son secuestradas para que Spider-Man vaya pasando por el aro del plan orquestado por Otto Octavius. Y hay que darle las gracias al Buitre por bautizar a dicho grupo como «Los Seis Siniestros», así como el rapto que han cometido que comunica a Jameson y a Peter Parker. De ahí que todo ello desemboque en la lista de superhéroes que he mencionado antes.

Pin-Ups de villanos que componen los Seis Siniestros y que podemos disfrutar en dicho Annual.

Un final feliz y un futuro prometedor

Todo termina felizmente para Spider-Man. Su tía y Betty Brant rescatadas e ilesas y los supervillanos nuevamente en la cárcel. Son cuatro decenas de páginas disfrutables y de una acción incesante. Sin ningún momento para el aburrimiento. Con Ditko desatado y dando casi un dó de pecho en lo que al arácnido y sus aventuras se refiere. Al menos en cuanto a extensión y personajes se refiere. Los Seis Siniestros daban a luz en este Annual, pero tardarían años (bastantes) en volver a unirse. Grupos que cambiarían de miembros, pero siendo tan peligrosos como tienen que ser. Hasta hubo uno de doce miembros. Y en el campo de la animación. Pero eso es otra historia. Que igual tiene cabida en La Comicteca más adelante. De momento quedémonos con este origen y lo que supuso en su momento, que no es poco.

El grupo volvería. Con el cambio de Kraven el Cazador por El Duende. Con Erik Larsen mostrándonos dicho evento.

GRAPP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here